En Este Artículo:

En contabilidad, "débito" y "crédito" son formas opuestas de la misma función, como la suma y la resta. Sin embargo, esto se complica porque un débito no es estrictamente un aumento o una disminución en una cuenta, ni tampoco un crédito. Depende del tipo de cuenta. Algunas cuentas se incrementan por débitos. Otros se incrementan en créditos. Recuerda cuál es cuál y recorrerás un largo camino para comprender cómo funcionan los débitos y créditos.

planificación presupuestaria

La contabilidad de doble entrada utiliza débitos y créditos para ayudarlo a evitar errores de contabilidad.

Débito y crédito en uso común

Fuera del mundo de la contabilidad, el término "débito" generalmente se refiere al dinero que se retira de una cuenta bancaria del consumidor, como el dinero que se retira de su cuenta de cheques cuando compra comestibles. De manera similar, "crédito" generalmente se refiere al dinero que se agrega a la cuenta bancaria de un consumidor, o al dinero que de otra manera puede gastar libremente, como en un crédito de la tienda o en un préstamo, como en un préstamo. El término "tarjeta de crédito" se deriva de este concepto, ya que una tarjeta de crédito le da acceso a dinero que no es suyo, pero que tiene el privilegio de gastar siempre que lo devuelva de manera oportuna.

Cuentas aumentadas por débito

Los débitos aumentan las cuentas de activos, cuentas de gastos, cuentas de pérdidas y cuentas de dividendos. Por ejemplo, el dinero en su cuenta corriente es un activo. Cuando deposita su cheque de pago en la cuenta, es un débito en su cuenta de activos porque aumenta sus activos. Un ejemplo de un gasto es la niñera. Cuando pagas a la niñera, es un débito en tu cuenta de gastos porque aumenta tus gastos. A la inversa, un crédito disminuiría cualquiera de estas cuentas. Estas cuentas tienden a tener un saldo de débito, lo que significa que el libro mayor mostrará más débitos que créditos si los suma todos.

Cuentas Incrementadas por Crédito

Los créditos aumentan las cuentas de ingresos, cuentas de ingresos, cuentas de pasivo, cuentas de capital y cuentas de ganancias. Por ejemplo, las facturas que debe son un pasivo. Cuando llega una factura y la registra en sus libros, la marcaría como un crédito en su cuenta de pasivos porque la factura aumenta su responsabilidad. Por otro lado, cuando alguien más te paga y ganas ingresos, lo registrarías como un crédito en el libro mayor de tu cuenta de ingresos, porque recibir un pago aumenta los ingresos. Por el contrario, un débito disminuiría cualquiera de estas cuentas. Este tipo de cuentas tienden a tener un saldo de crédito.

Contabilidad para todas esas cuentas

Es posible que se esté preguntando acerca de la diferencia entre un débito en una cuenta de activos por depositar un cheque de pago y un crédito en una cuenta de ingresos por depositar ese mismo cheque de pago. En casa, tiene sentido cuestionar esa redundancia. Normalmente no necesitarías todos estos tipos diferentes de cuentas. Sin embargo, en los negocios, cada vez es más importante hacer estas distinciones. No se puede tener un solo libro de contabilidad general y realizar un seguimiento de todo solo sobre eso, ya que se volvería demasiado complicado y propenso a cometer errores. En su lugar, tiene sentido configurar diferentes tipos de cuentas para que pueda clasificar las transacciones relacionadas entre sí. El libro mayor general se limitaría a cumplir la función de asegurarse de que todas sus cuentas diferentes se equilibren.


Vídeo: Interpretación del débito y el crédito en contabilidad