En Este Artículo:

El gobierno federal es responsable de crear leyes y programas para mantener a los ciudadanos de los EE. UU. Seguros, pero también suele intentar influir en la dirección de la economía. La política fiscal describe las acciones que el gobierno toma para impactar la economía a través de cambios en el gasto y los impuestos. La política fiscal generalmente apunta a alcanzar objetivos económicos como el crecimiento constante, el alto empleo y los precios estables.

Crecimiento económico

El logro de una alta tasa de crecimiento económico es uno de los objetivos principales de la política fiscal. Cuando la economía está creciendo rápidamente, las empresas tienden a expandirse y las personas tienden a ganar más ingresos, lo que aumenta la prosperidad general de la nación. Reducir los impuestos es una forma en que el gobierno puede promover el crecimiento económico a través de la política fiscal. Cuando los impuestos son más bajos, los consumidores tienen más dinero para gastar, lo que tiende a aumentar la inversión y los ingresos del negocio, lo que conduce al crecimiento económico. Un mayor gasto del gobierno también puede estimular el crecimiento económico.

Empleo

El logro de altos niveles de empleo es otro objetivo común de la política fiscal. Los trabajadores desempleados tienden a tener poco dinero para gastar que los trabajadores con empleos, lo que tiende a obstaculizar el crecimiento económico. Además, el desempleo aumenta los gastos del gobierno, porque paga las prestaciones de desempleo a los trabajadores desempleados. Reducir los impuestos para fomentar el crecimiento económico y la expansión de negocios puede fomentar la contratación y aumentar el empleo. De manera similar, el gasto del gobierno puede aumentar el empleo, ya que los nuevos programas de obras gubernamentales incluyen la contratación de trabajadores.

Estabilidad economica

Otro objetivo de la política fiscal es estabilizar la economía al reducir el impacto de las fluctuaciones en la economía. Las economías tienden a seguir un patrón de expansiones económicas, o "booms", seguidos de desaceleraciones económicas o "bustos". El gobierno puede usar la política fiscal para disminuir la severidad de los bustos al aumentar el gasto y reducir los impuestos. A su vez, aumenta la expansión excesiva que puede provocar efectos indeseables, como una alta inflación al aumentar los impuestos y recortar el gasto. En esencia, el gobierno puede intentar suavizar la tendencia de auge y caída para lograr una tendencia más estable de crecimiento económico constante.

Consideraciones

La política fiscal tiene el potencial de redistribuir la riqueza entre los consumidores en la economía. Por ejemplo, aquellos con ingresos más altos enfrentan tasas de impuestos a los ingresos más altas que aquellos con ingresos bajos, lo que les permite mantener y gastar una mayor proporción de sus ingresos.


Vídeo: Hacienda mantendrá una política fiscal prudente para cumplir metas