En Este Artículo:

Algunas personas afirman que el dinero de papel es un anacronismo, destinado al desecho de la historia. Otros creen que nunca morirá. Es conveniente, es versátil, se acepta en casi cualquier lugar y, esto es especialmente importante para muchos, los mineros de datos y los comercializadores no pueden rastrear fácilmente su uso. La adopción del papel moneda tuvo obvias implicaciones económicas, pero su aceptación también influyó en otras facetas de nuestras vidas.

Por encima de la vista de una caja registradora hasta

Una vista aérea de monedas y billetes de banco en una caja registradora.

Un sustituto para el valor

Según la International Bank Note Society, el papel moneda surgió por primera vez en China en el siglo XI. Sin embargo, el concepto de dinero "impreso", aunque medios de impresión tales como tabletas de arcilla, madera o cuero, se remonta aún más. El papel moneda impreso originalmente tomó la forma de recibos de depósito y títulos de propiedad. En lugar de transportar barras de oro o ganado para realizar tratos, las personas podían pagar con trozos de papel que, en última instancia, podían intercambiarse por bienes. La gente podría pasar esos trozos de papel como pagos a terceros. Estos intercambios facilitaron considerablemente el comercio y ayudaron a las economías a evolucionar más allá del sistema de trueque.

Ventaja sobre la moneda

Después de que Marco Polo visitó China a fines del siglo XIII, regresó a Europa con historias de una sociedad que usaba papel moneda. La gente encontró la idea tan ridícula que pensaron que estaba exagerando. Los europeos habían usado mucho dinero, pero en gran parte en forma de monedas: oro o plata o, por lo menos, algo con sustancia que "sentía" como si tuviera valor. Tomó varios cientos de años para que las personas reconocieran la conveniencia de llevar dinero en forma de billetes de banco que podrían doblarse en un bolsillo o bolso en lugar de cargar sacos o cofres llenos de monedas.

Una idea revolucionaria

Durante el siglo XVII, el papel moneda no era solo una conveniencia en las colonias americanas, sino una necesidad. Según la Reserva Federal, simplemente no había suficientes monedas para circular, por lo que los gobiernos coloniales dispararon las prensas de impresión. Durante la Guerra de la Revolución, el Congreso Continental imprimió papel moneda para financiar la batalla por la independencia. La primera moneda verdaderamente nacional de los Estados Unidos (las palabras "Estados Unidos" apareció por primera vez en los billetes en 1777). Estos dólares fueron respaldados por la promesa de ingresos fiscales que una nación estadounidense recientemente independiente pronto cobraría. En cierto sentido, esta circulación de papel moneda ayudó a sustentar una nueva identidad nacional.

Un medio de control económico

La aceptación generalizada de los billetes de banco dependía de si las personas creían que finalmente podrían cambiar la moneda por algo verdaderamente valioso, como el oro o la plata. Tanto en Europa como en los primeros Estados Unidos, a menudo faltaba esa confianza. Además del gobierno, los bancos, los comerciantes, los comerciantes y casi cualquier persona que tenga una imprenta puede gastar billetes, incluso si nada de valor es compatible con la moneda. Como era de esperar, se produjo el caos, por lo que los gobiernos nacionales intervinieron para regular (o, como algunos dirían, monopolizar) la impresión de papel moneda, tal como los gobiernos habían regulado la acuñación de monedas. Esto le dio al estado un nivel de control sobre la economía sin precedentes. Los gobiernos podrían influir en los precios y en la actividad económica haciendo funcionar o no las prensas.

Puedes llevarlo contigo

Hoy en día, el papel moneda no está respaldado por nada, excepto por la garantía del gobierno de que vale algo. Los Estados Unidos dejaron el estándar de oro para siempre en 1971. Lo que significa que un billete de $ 20 en su bolsillo no es más que papel (tela, en realidad) y tinta. Tiene un "valor" de $ 20 porque las personas te darán $ 20 en cosas por ello. Y, sin embargo, el papel moneda sigue siendo una parte esencial del sistema económico de los Estados Unidos. Aunque los compradores modernos pueden pagar las cosas simplemente deslizando una tarjeta o tocando un teléfono inteligente, el efectivo sigue siendo el método de pago más popular. Parte de su popularidad se reduce a la accesibilidad. Ya que es fácil encontrar cambios de divisas en tantos países, puede usar papel moneda en casi cualquier lugar.


Vídeo: ¿Qué le da el valor a un billete de dólar? - Doug Levinson