En Este Artículo:

Arrendar una propiedad comercial requiere que el arrendatario y el propietario de la propiedad lleguen a un acuerdo sobre varios temas importantes, como quién se encargará del mantenimiento de la propiedad. El contrato de arrendamiento neto triple es un tipo de contrato de arrendamiento en el que la mayoría de las responsabilidades asociadas con la propiedad se transfieren al inquilino.

Arrendamiento neto triple

El arrendamiento neto triple es un tipo de arrendamiento que pasa a tres de las mayores responsabilidades asociadas con una propiedad comercial. Con este tipo de arrendamiento, el inquilino se compromete a pagar los impuestos de propiedad, el seguro de propiedad y el mantenimiento de la propiedad. Cuando utiliza este tipo de arrendamiento para alquilar su propiedad comercial, esencialmente le asigna casi toda la responsabilidad al inquilino y simplemente cobra un cheque de alquiler cada mes. Los arrendamientos netos triples pueden tener muchos términos diferentes, pero incluirán disposiciones para estas tres áreas.

Aumento de precios

Una de las ventajas de utilizar un contrato de arrendamiento neto triple es que puede pasar cualquier aumento de precio al inquilino. Por ejemplo, si la prima de seguro de la propiedad aumenta, el inquilino será el responsable de pagarla. Si los impuestos de propiedad sobre la propiedad comercial aumentan, el inquilino tendrá que lidiar con eso. Como propietario, usted puede asegurar su inversión y no tendrá que preocuparse por perder ninguna de las ganancias del alquiler en el camino.

Los riesgos

Aunque este tipo de contrato de arrendamiento puede hacer las cosas mucho más fáciles para un propietario, sí conlleva algunos riesgos. Si elige al inquilino equivocado, podría terminar costándole una cantidad sustancial de dinero. Por ejemplo, si el inquilino no pagó los impuestos sobre la propiedad y desapareció, usted tendría que pagar los impuestos o arriesgarse a perder la propiedad a una venta de gravamen fiscal. Si el inquilino dañó la propiedad y no tenía una cobertura de seguro adecuada, podría tener que pagar por los daños.

Beneficios para los inquilinos

Aunque el uso de este tipo de arrendamiento puede beneficiar significativamente al propietario de la propiedad, también tiene algunos beneficios para los inquilinos. Por ejemplo, la renta con este tipo de arrendamiento tiende a ser más baja que la renta para otros tipos de arrendamientos. Debido a que el propietario de la propiedad no tiene que pagar impuestos ni seguro, puede pagar una cantidad menor. Dado que los inquilinos manejan casi todos los aspectos de la propiedad, normalmente no tienen que preocuparse por las interferencias del propietario. Pueden controlar la propiedad y lidiar con su negocio en lugar de las reglas y regulaciones establecidas por el propietario de una propiedad.


Vídeo: W 49 st,Hialeah,FL 33012 Comercial En Venta